Santurce Coyotes 34 – 34 Gijón Mariners

Ha pasado una semana, pero más vale tarde que nunca.
Hace dos domingos, fuimos a jugar a Santurce nuestro último partido de la temporada regular. Me levanté el domingo a eso de las 5 y media de la mañana (no salí el sábado, que ya festejé el viernes el cumpleaños de Fran) para ir al Molino Viejo y coger el bus con todo el equipo.
Tras la charla filosófica de nuestro amigo el Dioni (el chófer, que es todo un elemento), pusimos rumbo a Santurce. Parada en los Tánagos para desayunar (en el puesto de Coyote, que se llevó un restaurante con él) y seguimos nuestro camino, esta vez con un partido de la NCAA en la tele.
Llegamos al campo, nos instalamos y jugamos. Del partido poco voy a decir, a parte de que fue bastante limpio (una pena lo de presi, pero en seguida le tendremos otra vez dando guerra) e igualado. De hecho el marcador final fue 34 a 34, con la rabia incluida de que no nos otorgasen el último touchdown por pulgadas (en los últimos segundos encima).
Acabado el partido, nos desearon un buen viaje de regreso a casa y volvimos a montar en el bus. Paramos a comer en un McDonlad’s donde fliparon al ver tal cantidad de gente grande junta y volvimos al bus a ver Jerry McGuire de camino a casa.
Llegamos a eso de las 8 de la tarde y pa casa a descansar.
Hay que agradecer sobre todo el apoyo del público que nos acompañó, que rivalizó en todo momento con el de Coyotes. De hecho, estoy casi seguro de que llevamos nosotros más público que los propios Coyotes.
Un buen viaje, y ahora nos espera Valencia dentro de unas semanas.

Mariners
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: