No tiene precio

Todos conocemos el chiste ese de la parejita que llega de noche al portal de casa y él le pide a ella que le haga una trabajito.
Pues bien, aquí os dejo una versión que han hecho en plan anuncio mastercard de esos de “no tiene precio” (atentos a la hermana que abre la puerta). Más o menos (que mi inglés está un tanto oxidado) el diálogo es el siguiente:

Narrador: Salir por la ciudad de noche: 75 $
Él: Así que…
Ella: Así que..?
Él: Así que… ¿qué tal una mamada?
Narrador: Tener la sangre fría de hacer esa pregunta: Botella de vino de 12 $
Ella: ¿Estas loco? Mis padres nos podrían ver.
Él: Vamos, ¿quién nos va a ver a esta hora? Te devolveré el favor.
Ella: ¿Te imaginas si nos pillan? Dios, mío, ¿qué te haría mi padre?
Él: No hay nadie por aquí, todo el mundo está durmiendo.
Ella: Ni de coña, es demasiado arriesgado.
Él: Por favor… Te quiero tanto.
Narrador: De hecho, decir esa frase: Otra botella de vino de 12 $
Ella: No puedo.
Él: Por favor…
(Se abre la puerta y aparece la hermana)
Hermana: Papá dice que le hagas la mamada de una vez, o que se la haga yo, o que si hace falta que baja él mismo y se la hace, pero por dios, que Tom quite su mano del interfono.
Narrador: Tener una novia con un padre con sentido del humor: No tiene precio.
Narrador: Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, Mastercard.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: