Montado en el dólar

A menos de un mes de mi viaje de “fin de carrera” a Punta Cana, mi cuenta corriente se está quedando sin fondos a una velocidad alarmante.
Si bien el viaje en sí ya está pagado con mi sudor, mi sangre y mis 500 eurazos (bueno, principalmente los eurazos, que sangre creo recordar que no ha habido y sudor solo un par de días currando en la fiesta y la espicha), hoy le tocó el turno al cambio de moneda.
Desde esta misma mañana soy poseedor de cierta cantidad (no digo qué cantidad porque os reiréis de mi pobreza) de dólares estadounidenses, al igual que los más sofisticados de entre los ricachones (soy como Max Power pero en asturiano). Llevaré principalmente dólares y algúnos euros porque dicen que la moneda que más les gusta allí es el dólar, aunque la moneda oficial de la República Dominicana es el Peso Oro Dominicano, y porque te cobran por entrar y por salir del país.
Aquí tenéis una imagen de uno de los billetes de 10 dólares que poseo:

Un billete de 10 dólares

Cuando era pequeño tenía un billete de un dólar, que regalaban con el primer fascículo de una colección de monedas, que no hice porque era pequeño, pero siempre me gustó tener monedas de los diferentes países del mundo. Sorprendentemente los dólares tienen un tacto muy parecido al papel normal y corriente, no me extraña que los falsifiquen tanto.
Bueno, ahora sólo me queda pagar el bus hasta Madrid y por fin podré descansar tranquilamente de todo esto de pagar el viaje.
Un saludo.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: