World of Warcraft Cataclysm: Hyjal

He tenido poco tiempo libre estos días, pero lo he aprovechado para avanzar un poco más en la expansión de World of Warcraft, Cataclysm.
Antes de nada quería comentar una cosa que se me olvidó comentar en el anterior post sobre cataclysm. Se trata de la música.
Una de las grandes carencias de World of Warcraft era la ambientación. Desde sus inicios ha tenido un gran diseño artístico (que puede gustar más o menos, pero al menos es un diseño muy bien definido) pero una música más bien pobre. No quiero decir que la música no fuese buena, ni épica ni nada de eso. La música era buena y muy inspiradora, pero muy escasa y poco acorde con las zonas en las que se escuchaba. Siempre he dicho que en ese aspecto el Lord of the Rings online le da mil vueltas. El diseño es mucho más realista pero de una belleza inmensa en comparación con Wow. Y la música está perfectamente preparada para crear la mejor ambientación que he encontrado en un MMORPG hasta ahora.
En Blizzard se han dado cuenta de que su principal franquicia cojeaba en este aspecto y han trabajado para cambiarlo. Y la verdad es que han obtenido un muy buen resultado. Antes no me importaba poner cualquier otra música en mi equipo y bajarle el volumen al juego, pero desde que salió la segunda expansión comencé a escuchar más y más la música del juego, hasta llegar al punto de que con esta expansión tengo habilitada la música continuada. La ambientación sigue sin llegar al nivel del LOTRO, pero desde luego ha ganado muchos enteros.
Pasemos ahora a la segunda zona de la expansión, el Monte Hyjal. Esta vez toca una ambientación más al estilo elfo nocturno, al menos la primera mitad de la zona. Entre antiguas ciudades aparecen zonas totalmente quemadas y destruidas por el culto del martillo crepuscular, lo que da una sensación de que la historia avanza un poco con respecto a Vashj’ir.

Monte Hyjal
En comparación con la anterior zona, el mapa de Monte Hyjal es mucho más pequeño (una única zona), pero esta vez está mucho mejor aprovechado. De hecho se visita el mapa casi completo sólo con las quests.
La pena es que la dificultad sigue siendo realmente baja (incluso para un dps sólo) y las quests siguen siendo poco elaboradas. La única quest que resulta realmente interesante es la última de la zona, que resulta en un combate típico de raid, pero yendo tú solo. Y esa es otra de las cosas que se echa de menos de la expansión anterior, las quests en grupo. En rasganorte hay quests que siguen una línea argumental muy épica y que como tales no pueden ser completadas por un jugador sólo, si no que en la práctica totalidad de las veces se necesitaba un pequeño grupo para completarlas (y no eran quest de final de línea argumental ni mucho menos, eran bosses menores símplemente). Y esto es algo que resulta irónico, ya que esta última expansión es todavía muy nueva y todas las nuevas zonas están repletas de jugadores haciendo quests al mismo tiempo pero solos.

Monte Hyjal
Como punto a favor tengo que decir que el argumento de esta zona me pareció algo más interesante que en Vashj’ir, y que algunas de las quests son entretenidas por los personajes que salen, y lo que representan dentro del argumento de la expansión.
Otra cosa a mencionar es que los logros son relativamente fáciles de hacer, y que la historia sigue durante muchas quests después de completar el logro de las misiones de la zona. De hecho, es muy recomendable continuar las quests después de los logros de cada zona, ya que si no lo haces te puedes perder toda la “chicha” de la expansión.
En cuanto al tiempo de juego es más o menos el mismo que en Vashj’ir. Llegué a Monte Hyjal en nivel 52 (al 60% más o menos) y me marché justo un nivel después. Eso sí, el equipo que se consigue en esta zona ya puede reemplazar a vuestro tier 10 (de hecho, entre crafteo y recompensas de misiones ya no me queda prácticamente nada de mi equipo de la expansión anterior).
En general, en esta zona se empieza a calentar un poco el argumento de la expansión, y las quests son algo más entretenidas. Lamentablemente, me sigue quedando esa sensación de que es una expansión tan fácil que se puede jugar completamente sólo, sin ayuda (cuando una de las gracias de los MMORPG es precisamente jugar en comunidad). Esto me lleva a pensar que la interacción con otros jugadores se limitará a las mazmorras, buscar gente para raids y gente para craftear/encantar equipo.
Ahora ando por Infralar, pero eso ya es otra historia… (minipunto por la referencia friki).
Un saludo.

Anuncios

Etiquetas: , ,


A %d blogueros les gusta esto: