World of Warcraft Cataclysm: Infralar

Hace unos minutos he terminado todas las quests de Infralar, la tercera zona de la última expansión de Wow, Cataclysm.
Si bien en Vashj’ir nos vemos envueltos en la lucha por el plano elemental del agua y en Monte Hyjal por el del fuego, en Infralar entraremos de lleno en el plano elemental de la tierra e intentaremos que el culto del Martillo Crepuscular no evite la reconstrucción del pilar de la tierra.

Infralar
La embientación está mucho más lograda que en Vashj’ir y Monte Hyjal (en su momento comentaré Uldum, que es con diferencia la mejor de toda la expansión), presentando un mundo “subterraneo” con rocas volando y moviéndose por doquier, además de la corrupción extendida por el Martillo Crepuscular, los seguidores de Alamuerte.
El mapa vuelve a ser una sola zona, que es recorrida completamente con la realización de las quests. Lamentablemente, desde que se puede activar la ayuda de las quests en el menú del mapa, hay zonas por las que prácticamente se pasa volando sin mirar (tengo miedo que eso desemboque en un pobre diseño de detalle de esas zonas en un futuro no muy próximo).
En cuanto al tiempo que se pasa en la zona es bastante parecido a las anteriores. Un poco menos quizás, a causa de que se llega en un nivel bastante alto y que a estas alturas ya sé cómo manejar relativamente bien a mi paladín DPS. Llegué mediado el nivel 83 y he abandonado esa zona en nivel 84 al 47%.
En esta zona hay dos o tres líneas argumentales distintas que no se llegan a desarrollar tanto como me gustaría. De hecho, al acabar las 110 misiones del logro le queda a uno la sensación de que han sido pocas quests. Quizás incremente esa sensación el hecho de que la dificultad es prácticamente inexistente. Sólo hubo una quest que llegué a pedir ayuda en el canal general del chat, pero luego me di cuenta de que realmente no la necesitaba y pude hacer la quest yo solo sin problemas (a pesar de que había mucha gente a mi alrededor haciendo las mismas quests).
En ese sentido esta zona es distinta a las anteriores, pues no se consigue completar el logro de las 110 misiones hasta casi la última misión. De hecho, después de completar el logro sólo me quedaron por hacer 3 o 4o misiones más (a parte de las diarias, que ya las haré cuando llegue al 85 y haya terminado las lineas argumentales de las zonas restantes).
Tengo que decir que creo que las líneas argumentales de esta zona no han sido desarrolladas/aprovechadas todo lo que podrían haber sido, pero aún así sigue siendo la zona mejor ambientada hasta el momento. Además, me ha servido para subir minería al nivel máximo (y hacer un par de logros más por el camino).
Como ya dije anteriormente, conforme se van terminando las zonas nuevas se va viendo con más perspectiva toda la nueva expansión, y poco a poco va pareciendo más interesante.
Y para acabar os dejo un pantallazo de aquello que os comentaba de que los paladines parecemos farolas:

Los paladines ahora parecemos farolas
No me digáis que cuando se activan el Exorcismo y el Veredicto del Templario no parecemos auténticas farolas con esos iconos resplandecientes a los lados y encima. En fin…
Ahora mismo he dejado a mi farola paladín en Uldum (aunque ya he hecho alguna de las misines iniciales de tierras altas crepusculares), preparado para la zona que más me gusta visualmente. Ya os iré comentando.
Un saludo.

Anuncios

Etiquetas: , ,


A %d blogueros les gusta esto: