Preview: The Amazing Spider-Man

Hoy le toca el turno al preview de The Amazing Spider-Man, otra de esas épicas producciones sobre superhéroes que nos torturarán deleitarán durante 2012.

En un alarde de originalidad y buenas intenciones, algún directivo de Columbia Pictures decidió que si copiaban a Warner Bros. y volvían a los inicios de la (relativamente establecida) saga iban a sacar mucha pasta. La idea en sí no era muy mala, pero sí lo es la ejecución. Antes de nada, ved el tráiler, para comprobar que no miento:


Madre mía, sólo esos 2 minutos deberían bastar para echar a correr en dirección opuesta al cine. De hecho, creo que voy a incluir el preview entero dentro de la siguiente sección:

¿Por qué debería fracasar?

Para empezar, debería fracasar por la historia. Si buscáis un poco, encontraréis otro tráiler que inicia con una frase como “la historia jamás contada” o algo así. Eso debería dar una pista de que lo están haciendo mal, porque si nunca antes se había contado esa historia por algo será. Y es que Peter Parker siempre fue un huérfano que vivía con su tía May, punto. A nadie le importa un carajo qué narices le pasó a los padres de Spider-Man (si acaso, es más importante lo que pasó el día que murió su tío Ben).

También debería fracasar por el reparto. Admitámoslo, no acertaron con Bryce Dallas Howard en Spider-Man 3 y tampoco lo han hecho con Emma Stone para encarnar a Gwen Stacy. Y precisamente digo “encarnar” porque parece que la escuálida Emma Stone no se ha comido un filete en su vida. Eso sí, encaja perfectamente con el arquetipo de adolescente somalí americana que se enamoraría locamente del emo del instituto, interpretado por Andrew Garfield, que tiene más pinta de pasarse el día viendo la MTV que de ser un genio de la ciencia capaz de inventar los artilugios que Spiderman necesita para su lucha contra el crímen.

Por el pijama de Spiderman. Sí, lo he llamado pijama. La prueba del delito:

Vale que el disfraz de Spiderman nunca ha sido el más serio de todos los superhéroes (a parte del simbionte, claro), pero esta especie de mono de motero que han hecho es un atentado contra el personaje.

También debería fracasar porque me juego una cena a que la película entera será un nuevo despropósito de movimientos de cámara y filtros azules y amarillos, siguiendo el estilo imperante en las últimas producciones hollywoodienses. Eso sí, los efectos especiales serán muy espectaculares porque seguro que se han gastado una pasta en conseguir explosiones gigantes por ordenador (en lugar de en un lagarto decente).

Y finalmente, y más importante, debería fracasar por el título. ¿Por qué? Pues porque se titula The Amazing Spider-Man.

Los que seguís los cómics sabéis que hay decenas de series regulares sobre este superhéroe, pero la primera, la original, se llama The Amazing Spider-Man. Es la serie en la que Gwen Stacy muere al caer del puente de Brooklyn en el enfrentamiento contra el Duende Verde (no me creo que tras cuatro películas no vayamos a ver por fin la muerte de Gwen Stacy). Es la serie en la que el Chacal clona a Spiderman tantas veces que parece que tiene una fotocopiadora en casa. Es la serie que se creó en 1963 de la mano de Stan Lee y Steve Ditko, y que al parecer quieren dejar de lado en favor de la horrible serie actual basada en el universo Ultimate de Marvel, en la que Norman Osborn es una copia barata del Lex Luthor de DC.

Y lo peor es que cuando los niños que no han leído los cómics vayan al cine a verla, se encontrarán con un universo Ultimate en pantalla, en el que la trama se centra en el complot para asesinar a los padres de un emo Peter Parker que en vez de obtener sus poderes por la picadura de una araña en un laboratorio, parece que los consigue en Bershka. Y cuando esos niños vayan al quiosco y se compren un cómic de la serie The Amazing Spider-Man (si lo hacen, porque no creo que les vaya a gustar nada la peli) se encontrarán un universo totalmente distinto, confundiéndoles y haciendo más probable que lo dejen de lado y se pongan a jugar al Pokémon.

Eso sí, la nota positiva la pone la vuelta de los lanzarredes, que para mí eran los grandes ausentes de la saga.

¿Merecerá la pena ir al cine a verla? En 3D no, eso seguro. En digital 2D… bueno, todavía estoy a la espera de que me convenzan.

Un saludo.

Anuncios

Etiquetas: ,


A %d blogueros les gusta esto: