Campo de Blood Bowl casero

Tras acabar la campaña de Warhammer en la que salí victorioso (no sin hacer las debidas trampas), mis amigos y yo nos hemos planteado hacer una pequeña liga de Blood Bowl. El problema es el de siempre: sólo tenemos un tablero de juego.

El caso es que tras hablarlo largo y tendido, decidimos construir algún campo de Blood Bowl nosotros mismos, principalmente para no gastarnos los más de 60 eurazos que nos costaría comprar un Blood Bowl nuevecito. Tuvimos la buena suerte de que mi hermano encontró esta entrada en el blog El Multiverso en la que explican mediante un tutorial cómo hacerse un tapete que sirva de terreno de juego para las partidas de Blood Bowl. Ante todo quiero aclarar que este post no es otra cosa que el resultado de seguir ese tutorial al pie de la letra (bueno, de las imágenes al menos).

Para empezar fuimos a los chinos a buscar un tapete que nos sirviese. Casualmente, encontramos exactamente el mismo tapete que el del blog en el que miramos el tutorial (de black jack de 60 x 90), pero un poco más caro (2,40 €). También compramos un rotulador permanente blanco por 3,85 €, que no teníamos ninguno.

Los materiales del proyecto

Los materiales del proyecto, de una mala siempre podremos jugar a black jack en casa 🙂

Los precios del rotulador y el tapete que compramos

No miento, se puede construir un tablero de Blood Bowl por menos de 6 €

Lo siguiente que hicimos fue preparar el papel para la plantilla. No teníamos DinA3 en casa, así que nos tuvimos que currar una solución más casera, pegando 8 folios juntos:

El papel sobre el que dibujamos la plantilla

Nuestro “lienzo” para la plantilla

Parece muy cutre (y lo es), pero creedme, funciona. Como no disponía de un tablero para guiarme, el otro día tomé las medidas en previsión de este evento de construcción, por lo que antes de hacer la plantilla teníamos nuestro diseño preparado:

Diseño profesional con las medidas del campo

El profesional diseño con las medidas del campo

Con el pedazo de diseño que teníamos, tiramos de escuadra y cartabón (los de dibujo técnico del instituto) para hacer la plantilla del tamaño adecuado.
Una vez terminada, hicimos los agujeros en todas las intersecciones. Nosotros los hicimos con unas pinzas (era lo único con punta redonda que teníamos a mano) y con un cartón debajo para no joder la mesa (de eso ya se encargaría el rotulador blanco). Y la presentamos sobre el tapete para empezar a marcar los agujeros que marcan las casillas y las líneas:

La plantilla marcada sobre el tapete

La plantilla marcada sobre el tapete

Después fuimos agujero por agujero marcando con el permanente blanco (un poco peñazo, porque en vez de sujetar la plantilla al tapete, como se debe hacer, nosotros lo hicimos a pelo, apoyando los brazos sobre la plantilla xD). Aquí tengo que mencionar que el rotulador que utilizamos nosotros era parecido al típex, en vez de un rotulador normal (no sabíamos cómo era hasta llegar a casa), así que nos dio algún que otro problema y  yo no tenía mucha fé en él. Sin embargo, el resultado no pudo ser mejor:

El tapete perfectamente marcado

El tapete perfectamente marcado

Al levantar la plantilla nos encontramos con todas las esquinas de las casillas perfectamente marcadas, todas en línea recta y del tamaño adecuado. Impresionante. También nos encontramos con el cristal de la mesa perfectamente marcado, a pesar de que habíamos puesto debajo publicidad de un supermercado. Antes de marcar el tapete (sobre todo si es fino, como el que usamos nosotros) aseguraos de poner una buena capa de publicidad o periódicos debajo (de más de 2 hojas de grosor). Os ahorrará tiempo de limpeza.

A continuación usamos una regla y el rotulador de la muerte para unir las líneas de las zonas de touchdown, las bandas, el centro del campo y las líneas discontínuas laterales. Aquí es donde el permanente nos jugó la mala pasada, porque era de los de apretar para que salga la pintura y al hacerlo levantamos los “pelos” del tapete. No obstante, el tapete no quedó nada dañado. Al contrario, las líneas quedaron muy parecidas a unas líneas reales de un campo de deporte. El resultado final es este:

El terreno de juego terminado

El terreno de juego terminado

Nosotros decidimos no hacer las cruces en las esquinas de todas las casillas, principalmente porque los puntos quedaron muy gruesos, por lo que no necesitamos marcar nada más.

La verdad es que el resultado no pudo ser más satisfactorio. En una mañana, y por menos de 6 € conseguimos un campo para jugar a Blood Bowl, con las medidas correctas, y extremadamente fácil de guardar y transportar.

Si estáis pensando en haceros uno, aquí os dejo un par de recomendaciones:

  1. Dedicad tiempo a la plantilla en papel. Es una pesadez hacerla, pero merece la pena, ahorra muchísimo tiempo.
  2. Comprad un buen rotulador permanente blanco. El que usamos nosotros funcionó bien, pero podía haber sido un fiasco (aunque sólo tendríamos que haber gastado otros 2 € y pico en otro tapete).
  3. Poned una capa de más de 2 hojas debajo del tapete cuando lo estéis marcando con el rotulador. No tendréis que limpiar nada después.

Lo dicho, ha sido genial poder construir este campo de juego con un coste inferior a 6 € y que resulta tan fácil de guardar y transportar. Si habéis perdido vuestro tablero y no queréis volver a compraros el juego ni ocupar mucho espacio con un tablero impreso, os recomiendo que hagáis el vuestro con un tapete.

Un saludo.

Anuncios

Etiquetas:

2 comentarios to “Campo de Blood Bowl casero”

  1. puck2099 Says:

    Me alegra que te haya sido de ayuda mi mini tutorial.

    Te ha quedado muy bien 🙂

Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: