¡Rompe Ralph!

¡Pixar ha vuelto! Bueno, no exactamente. Se trata de la nueva peli de Disney, ¡Rompe Ralph!

Cartel de Rompe Ralph

¡Rompe Ralph!

¡Rompe Ralph! recoge el testigo que Pixar dejó caer con Brave (Indomable), presentando una película que, estando claramente enfocada al público infantil, tiene algunos de los elementos que precisamente brillaron por su ausencia en la última película de Pixar.

Paperman

Paperman es el corto que emitieron antes de la película, y al igual que pasó con el corto anterior a Brave, establece perfectamente el tono y el ambiente emocional . Yo tenía ganas de verlo, sobre todo habiendo visto la tecnología que estaban utilizando:

El corto es maravilloso en cuestión de estética, y la historia es de esas un pelín ñoñas, pero que dan ganas de que acabe bien.

El tráiler

Con semejante tráiler, os podéis imaginar las ganas que tenía de ver la película.

Una película de animación sobre personajes de videojuegos, ¿y encima con coñas sobre Street Fighter? ¡Toma mi dinero y calla!

La historia

Como ya he dicho antes, la película está enfocada hacia un público infantil (que se lo pasó bastante bien en la sala), por lo que la historia no es demasiado complicada. Resultó un pelín predecible, pero nadie esperaba otra cosa. Eso sí, el hecho de que gire en torno a los videojuegos a mí me hizo bastante ilusión.

Los personajes y la ambientación

Geniales. Los protagonistas molan un montón, tanto Ralph como Félix y Vanellope. Y aunque algunos de los juegos que salen al principio nos molan más a los mayores, la mayor parte del tiempo la acción se desarrolla en un videojuego llamado Sugar Rush, lleno de dulces, gominolas y cosas por el estilo, así que los niños disfrutan un montón.

Ralph y Vanellope en el bólido de carreras

Ralph y Vanellope en el bólido de carreras

No tengo quejas del doblaje (ya es raro), aunque la voz que le ponen a Vanellope y los diálogos hacen que sea tan mona que a veces dan ganas de vomitar arcoiris.

Lo bueno

¡Rompe Ralph! tiene lo que le faltó a Brave, es decir, algunos momentos emocionantes. Si bien Pixar destacó en sus últimas películas por esas escenas tan excesivamente emocionales (exceptuando Brave), ahora es Disney quien recoge el testigo. Esta película tiene momentos bastante graciosos y algunos también de lagrimilla, mezclados de una forma bastante equilibrada (no como Toy Story 3, que aquello era un sinvivir de risas mezcladas con tensión).

Las referencias a los videojuegos

Madre mía, esta película está orientada a los más pequeños, pero también está plagada de guiños a los treintañeros. Las referencias a los videojuegos de hace 20 años son constantes, con apariciones de personajes de juegos como Q*bert, Paperboy, Street Fighter II (Zangief es de lo más gracioso), Pac-Man, Mortal Kombat, Sonic, Frogger y muchos más que seguramente se me pasaron por alto. Además, los circuitos del juego Sugar Rush son calcados a los del Mario Kart.

Ralph en la reunión de Malos Anónimos

Ralph en la reunión de Malos Anónimos

También hay muchas referencias a la programación, con personajes hablando constantemente de su código, de sus líneas y de su programación. Incluso uno de los personajes es un glitch. Hay incluso una referencia tan sutil que sólo los programadores (y si me apuras sólo los programadores de videojuegos) pueden pillar, cuando aparece el código (o al menos la memoria) de los personajes de un juego y está dividido únicamente en corredores y civiles. Como ya he dicho, algunas de las referencias son un pelín frikis.

El puntazo

Si bien los niños se lo pasaron bomba con una película ambientada en un juego lleno de dulces y caramelos y se rieron con los diálogos entre Vanellope y Ralph, los (pocos) treintañeros de la sala casi nos meamos de la emoción en el momento en que el Rey Candy se acercó a una puerta con forma de controlador de NES e introdujo el mítico código Konami (↑ ↑ ↓ ↓ ← → ← → B A start), lo que le permitió acceder al código fuente del juego. Sin duda fue lo mejor de todas las referencias de la película.

El veredicto

¡Rompe Ralph! es lo que debería haber sido Brave. Es una película de animación divertida, con buenos momentos (tanto graciosos como emotivos) y perfecta para los niños. No obstante, no creo que vaya a estar tan valorada como la saga Toy Story, Monstruos S.A. o Buscando a Nemo. Más bien se quedará en un segundo plano, al estilo de Los Increíbles (que a mí me encantó).

Los treintañeros que disfrutasen de los videojuegos en su niñez y que tengan alguna excusa para ir al cine a verla (yo paso de excusas) encontrarán una película entretenida y llena de referencias a juegos retro (y lo del mano de la NES ya os digo que es una pasada). Algo infantil, pero no demasiado.

¿Merece la pena ir a verla? Para mí, sí. A mí me pareció una película entretenida, graciosa y algo friki. Perfecto.

Repara-Félix Jr.

Como curiosidad, en la web de ¡Rompe Ralph! de Disney se puede jugar al juego Repara-Félix Jr.

Un saludo.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: