Transformers: La era de la extinción

El miércoles pasado fui al cine (aprovechando que han bajado el precio a 4’50€) a ver la cuarta peli de la saga Transformers, es decir, Transformers: La era de la extinción.

Transformers: La era de la extinción

Transformers: La era de la extinción (imagen: filmaffiniti)

Aviso de spoiler: Si no queréis que os estropee el argumento de la película, pasad directamente al veredicto.

La película le da una vuelta de tuerca más a la saga, presentando las consecuencias de la batalla de Chicago de la tercera película, con unos Transformers en búsqueda y captura y unos humanos muy cabreados con ellos. En medio de este ambiente aparece una especie de cazarrecompensas transformer, enviado por los creadores (a los que no sa hace referencia más que en dos frases en toda la película) para atrapar a Optimus Prime y sus amiguetes mientras una empresa que se parece a Apple, pero que no es Apple, se dedica a clonar autobots (que al final resultan ser decepticons) a partir de restos de otros transformers.

La historia es bastante sencilla, quizás demasiado para una película tan larga. Y es que las escenas de efectos especiales, acción y explosiones se alargan más de lo necesario, haciendo que la película resulte demasiado espectacular, larga y falta de chicha.

Tampoco todo es malo. Para empezar, hay robots alienígenas gigantes. ¿Y cómo se puede mejorar una película con robots alienígenas gigantes? Pues con dinosaurios. ¿Y se puede mejorar todavía más? Sí, haciendo que los dinosaurios sean robots. ¿Y la guinda del pastel? Pues haciendo que los dinosaurios robots escupan fuego. Es el sueño del Calvin que todos llevamos dentro.

Sin embargo, la saga también tiene cosas malas. A saber, los humanos. En la primera película aguantamos a Megan Fox porque lucía palmito y a los padres del prota porque eran graciosos. Intentaron repetir la fórmula en la segunda película y la estiraron hasta la tercera película, donde ya todo estaba perdido (no seré yo quien diga que Rosie Huntingon es fea, pero tiene de actriz lo que yo de herrero vikingo). En esta última película cometen la barbarie de volver a sacar a Mark Wahlberg en pantalla (por favor, que alguien pare esta tortura) junto a una chiquilla que se pasa la película enseñando el culo con esos vaqueros recortados que están tan de moda y que no quedan absolutamente nada vulgares.

Lo bueno

  • Robots + Dinosaurios: Como ya he dicho, la combinación perfecta.
  • Los efectos especiales.

Lo malo

  • Los dinosaurios robot no salen hasta los últimos 20 minutos de película.
  • El guión: En toda la película los humanos tienen 7 frases distintas, que incluyen perlas del calibre de “¡Vamos!” y “¡Cuidado!”.
  • La historia es muy inconexa: No sabemos nada de los creadores ni de esa orden de caballería de la que Optimus Prime forma parte.
  • Los humanos.
  • Demasiado larga (o demasiada acción, no lo tengo claro).
  • La discontinuidad: Exceptuando a Bumblebee, no paran de cambiar el aspecto de los transformers. Optius Prime está irreconocible.

El veredicto

La combinación robots alienígenas gigantes + dinosaurios robot que escupen fuego parece un caballo ganador, pero no lo es. La película en sí es entretenida, pero hay demasiados momentos de acción y acaba resultando demasiado larga. ¿Es recomendable? Pues… me sabe mal decir que no. Realmente no puedo decir que es horrible, porque hay momentos entretenidos, pero tampoco pasa nada por no ir al cine a verla. Realmente las dos primeras películas son mucho más entretenidas.

Un saludo.

PD: Podéis haceros con la trilogía en DVD en Amazon.

Anuncios

Etiquetas: ,


A %d blogueros les gusta esto: